Dalí-Daum 01

Por mucho dinero que uno tenga, nadie puede formar una digna colección de arte de un día para otro, a excepción de algunos poquísimos casos, como Felipe IV que, por un golpe de suerte del devenir de la historia, pudo comprar muchos de los tesoros acumulados durante varias décadas por Cristina de Suecia y Carlos I de Inglaterra. Por lo general si la adquisición de obras se realiza con demasiada premura suele terminar en resultados de medio pelo y hasta monstruosos, quizá el ejemplo más notorio fue aquel ridículo museo creado por el fallecido presidente Tito de Yugoslavia, donde la mayoría de las piezas eran falsas o de poco valor. Para los verdaderos  coleccionistas construir sus recopilaciones artísticas significa armarse de paciencia, investigación y estudio para hacerse poco a poco con los objetos deseados a lo largo de mucho tiempo o, muy frecuentemente, a través de varias generaciones de una misma familia. Ese es el caso de la Colección de Vidrio y Cristal de Málaga, creada en gran parte por una importante herencia familiar de artes decorativas y artes plásticas: pero, especialmente,  por el trabajo constante de búsqueda, investigación y clasificación que comenzó hace 63 años el Profesor Ian Phillips, catedrático de Microbiología y antiguo decano del hospital universitario de Saint Thomas’ en Londres, siempre bien asesorado por su amiga Jeanette Hayhurst, considerada una de las mejores especialistas en vidrio del Reino Unido. Hace 42 años el Profesor pasó el testigo a Steven Sprague y a nuestro director Gonzalo Fernandez-Prieto que han seguido cuidando y ampliando la colección a lo largo de cuatro décadas. Nuestro director siempre nos dice que nunca ha comprado ninguna pieza por capricho, sino siguiendo el minucioso sistema de estudio que le enseñaron el Profesor Ian Phillips y a otro gran maestro inglés, el anticuario Ian Robertson, que fue uno de los mayores especialistas en cristal del siglo XVII, XVIII y XIX. Hoy para celebrar el 83 aniversario de su querido Proffy , nuestro director ha incluido en la exposición permanente del Museo dos nuevas obras: Ceci N’est Pas Un Assiete y La Triomphale, que forman parte de las 28 esculturas en su propiedad,  de la famosa serie que diseñó Dalí para la Casa Daum, realizadas en los 70 con la costosa y difícil técnica de “pâte de verre”. Su sueño es que pronto estén todas reunidas y poder compartirlas con la ciudadanía en la próxima ampliación del Museo.

Dalí-Daum 02

 

Anuncios